lunes, 29 de junio de 2015

FRAGMENTOS

Un mar sin nadie.
Un iris errante que se apaga por la bruma que fue.
En el pecho una hendidura y un reloj disecado.
Vuelan los insectos sobre la sonrisa del arcoíris
con la fascinación de vivir sin memoria.
Se instala en los labios una pena vagabunda
al nombrar lo que ya no existe.

viernes, 26 de junio de 2015

EN BUDAPEST

Karen miraba
hacia el Danubio
desde el tranvía dos.

La muerte imperceptible;
el sueño de una crueldad
desconocida y uniformada.

Hubiera sido fácil
mirar para otro lado.

Refugiarse en la oscuridad
de la ceguera y no mancharse
el destino con dolor ajeno.

Dicen que un Ángel
llegó a la ciudad
empujado por el Cierzo.

Alas de papel y rúbrica:
salvoconductos de vida
contra todo exterminio.


Poema para el proyecto titulado “Las flores del bien”. Muchas gracias a Maria Del Pilar Gorricho por la invitación.

miércoles, 24 de junio de 2015

DE UN METAL SIN ALIMENTO

Caminar sobre este remordimiento giratorio
de huesos sin nombre.

La fiebre de los pájaros;
los paisajes extremos sin ley ni salvación.

Es la voz de las estatuas clamando lluvia.
Entre tú y yo:
hoces silenciadas de un metal sin alimento.

lunes, 22 de junio de 2015

MATERIA DE ABISMO

Despertar siendo intruso
sobre la forma sin relieve
que deja la noche en los cuerpos.

Un olvido diáfano
devora el lenguaje
y el silencio se alarga inútil.

Como en un recuerdo antiguo conjugando el verbo partir.

martes, 16 de junio de 2015

DISTANCIA

La canción
sin rima
de los inviernos interiores.
Música de acantilado
donde el hambre
es cuerda que une.
Un inmenso equipaje de naufragios;
un éxodo opuesto que se aleja sin retorno.

LOS CIERRES AL CAER



Aquel tránsito por los raíles de la noche.
Las orquídeas sintéticas;
el brillo postizo de todas las especies.

De madrugada los cierres al caer
como un grito metálico de puntos suspensivos.
El miedo a la luz y su estaca de miradas.
Era un atolón de lobos donde algunos corderos quedaron dormidos.

sábado, 13 de junio de 2015

UN DIOS FEMENINO

Vuela tu falda
y explosiona el murmullo.

Un revuelo al pasar.
Colores ardiendo
y tú rostro encarnado en porcelana.

Me faltó madera para seguirte entre cruces y calvarios.

miércoles, 10 de junio de 2015

ENTRE SIESTA

La brisa permanece
cercada por un sol en llamas.
En la habitación más fresca de la casa
las sobremesas eran imágenes oscuras;
mecedoras antiguas que crujen.
Madera en movimiento.
Agosto era un destino amarillo
donde la infancia se hizo mayor.

martes, 9 de junio de 2015

DESPERTAR

Llega la luz
para deshacer
el equívoco
de las sombras.
Son los mirlos
los que rompen
el silencio.

lunes, 8 de junio de 2015

DESGASTE



Se impone la desesperanza
y su musculatura.
Te acercas como lluvia repentina
de la que emerge la inquietud. Desde el exilio enfermo que provoca la nostalgia.


domingo, 7 de junio de 2015

ASTRAL

Un cansancio
que duerme
sobre un cielo
ametrallado de luz.
Era verano
en las noches
deslumbrantes de jazz;
en la densidad de aquel paraíso
que nos encontró cuando ya no buscábamos.

sábado, 6 de junio de 2015

LOS DÍAS SIN LUZ

Tu recuerdo tatuado
debajo de la máscara que que me guarda.
Olor a cera triste
sobre un calor irrespirable de aguijones.
Condiciona la condena
un ruido de timpanos sordos;
una mueca vulgar y transeúnte.
Todo es estéril y previsible en la inclemencia de tu partida.

viernes, 5 de junio de 2015

TEMPORAL

Como un aire
que oxida
imperceptible.
Así es
la geometría del tiempo.

jueves, 4 de junio de 2015

CON DON DUEÑO

Una lengua exagerada explota sin medida.
El silencio no ayuda
amplificando la barbarie atronadora.
Hay unos segundos
en que el asombro es plomo y sorpresa.
Con la estética por los suelos,
el anfitrión lanza una carcajada
donde se aprecia su saludable esplendor.



En la imagen, Anthony Salerno.

martes, 2 de junio de 2015

DESARME

Un asta invisible
que voltea de golpe.
Cada cornada un hastío;
una lucha desigual.
Con los pies en la arena
esperando la arrancada del instinto.

RETALES ERRÓNEOS

No va a volver
la hueca forma desprendida.
Mortecina luz de sombras hábiles.
En la densidad
de esta amargura enajenada
sigue percutiendo tu voz.