martes, 28 de marzo de 2017

EL MUERDO



helado del letargo.
Esta nieve sucia y marchita
cargada de escoria.
Un murmullo.
Un silencio inesperado
de largas tristezas.
Hay un perfume viajero
en el eco de los templos.
Una tarde rota,
por el cordón del aire
y su penumbra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario