viernes, 5 de mayo de 2017

LA CIUDAD



Un verso en defensa propia  para madrugar.
Los últimos desconocidos que se cruzan en el celo de la noche.
Abren las puertas al día,
se relajan los cerrojos con la luz .


No hay comentarios:

Publicar un comentario