jueves, 11 de mayo de 2017

ORGULLO

Debe ser de Dios,

la mano que peina el azul
de las nubes.

Atlética luz atravesando la obesidad de lo oscuro.

Esos instantes en que los ciegos ven.


No hay comentarios:

Publicar un comentario