miércoles, 3 de mayo de 2017

CAÓTICA

PRIMERO DE MAYO
Sacos de sudor. Espiga de los puentes de tantos hombres.


ABRIL, DÍA TRIGÉSIMO
En el miedo
de un torero
en plaza.
En el caminar
de un seminarista
en dudas.
También en el asombro
de un marino en los matices
de ultramar cuando amanece.
He sido otros. He escuchado próximas sus voces.


CASI TODOS LOS DÍAS DE INVIERNO
Se llamaba Lluvia.
Jugábamos en su presencia
a las pulmonías

sudando niebla.
Era el tiempo del barro
en el reloj de un sol
hermano.
Un recuerdo que baila claqué sobre las tejas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario