jueves, 26 de septiembre de 2013

LA SOLEDAD QUE NOS SUSTENTA



 DANZA Y CONQUISTA

Baila conmigo la danza de los supervivientes
ahora que el silencio invade de preguntas
las heridas por cicatrizar.
Como derviches, como ángeles caídos,
danzaremos hasta que sólo sean cenizas
los fragmentos de este tiempo.
Y al final, cuando nazcan las flores
sobre el suelo devastado,
juntaremos nuestros cuerpos victoriosos
sin la asfixia del espanto que un día fue realidad.





ALEJANDRA

Tus versos volaron en septiembre
sobre el ansiado sueño del insomnio.
Delicada y frágil mariposa de la inercia,
latidos circulando en vuelo funesto.
Hoy el miedo es más oscuro que el silencio
y la asfixia se respira y sobrevuela.
Lluvia de otro otoño que renace,
fuego en la mirada de la infancia.
  




LA PEVERSA SOLEDAD DE LA DERROTA

Te convoco al trepidante viaje para escapar del abismo
en que se han convertido estos días infames.
Te convoco a esta lúcida locura
capaz de doblegar los golpes de la escoria.
Te convoco a que alces la voz
y a desechar el miedo para siempre.
Si cometes el pecado de rendirte sin luchar,
no habrá espejos que soporten los despojos,
reflejando la perversa soledad de la derrota.


EL VIRUS DE LA CODICIA

Todo está desdibujado,
caricatura de un futuro devaluado y marchito.
Todo languidece,
menos el deseo de mis labios en los tuyos encajados.
Desalentados quizá, pero nunca vencidos,
seguiremos soportando la malicia perversa de los salva patrias.
Mientras tanto, en nuestro mundo de caricias y sueños,
la puerta está cerrada con siete llaves,
esperando que la Armonía derrote al virus de la codicia
y nuevamente poder respirar sin máscaras ni vergüenza.


SILENCIO ATRONADOR

Apenas sin tiempo para reponernos,
la incesante carcoma
acabó llegando a la médula de nuestra dignidad.
No hicimos nada,
salvo esperar frente al televisor a que los bankdoleros
saquearan nuestras pertenencias.
Mientras, un cóctel de miedo y diazepam,
se encargo de adormecer la insurrección
y al despertar, la condena del fracaso
comenzó su tiranía de grilletes invisibles.




DESÉRTICAS SOLEDADES

A menudo, sucede con la lluvia.
Sumergido en las gotas sobre el cristal,
te busco por la trayectoria que describe el agua deseada
salpicando de belleza tiempos y espacios.
Corro al encuentro por humedales de tu rostro,
tromba de amor y silencio que hoy termina su letargo
anegando de luz mis desérticas soledades.


ÉXODO

Aquí, donde la muerte vive
esparciendo su estampida polvorienta,
canto del adiós su melodía,
renuncio a seguir al rebaño
y a enfilar el precipicio del abismo.
Cansado de ser siervo,
mis pies no soportan caminar
sobre ascuas de silencio
que abrasaron ruiseñores,
para ennegrecer el cielo
de cuervos sin esperanza.
Voy con los disidentes
a sentir el pálpito del mundo,
a una diáspora inventada,
que pronto será realidad.
 
 
 




 

2 comentarios:

  1. Te deseo mucha suerte en esta nueva andadura y proyecto. Sé que te irá bien puesto que sigo tu obra y mereces éxito. Un fuerte abrazo y cuenta conmigo si necesitas algo. Abrazos. Al.

    ResponderEliminar