martes, 22 de diciembre de 2015

DOLENCIAS

No te vayas deseo.

Sigue respirando
sobre nuestros cuerpos;

sobre el desconsuelo
que habita la necrópolis de la memoria.

Enraizado al sueño hasta que la piel
despierte de esta cruzada sin ternura.

No te vayas deseo,
sin tí somos cansancio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada