miércoles, 24 de febrero de 2016

EDÉN

Le nacen las formas al día.
Duermen los astrónomos
un sueño ya sin estrellas.

Luz sobre luz indefensa.
La sospecha enamorada
que calcina a la serpiente
sin penitencia ni culpa.

Acerca tus labios.
No hay otra absolución
que la certidumbre del mordisco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada