domingo, 24 de septiembre de 2017

FRENTE AL DELIRIO

                                A Luis Miguel Malo Macaya

Qué cada palabra
nombre cada contraste.

Qué el agua fecunde
la piedra y la haga piel.

Le sobran incendiarios
a esta tristeza sin llama.

Es noche cerrada
en la niebla de los pueblos.


No sé ver en el espacio.

Ya no entiendo
los mapas ni las fronteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario