martes, 25 de marzo de 2014

SIMA Y CAUTIVO

SIMA

Con un velo negro se cubre la noche.
Pesada lona de esparto que irrita la piel humana
acostumbrada a sueños de guata y satén
Arriba todo
abajo el vacío.
Cuesta sobreponerse a los golpes
y el deterioro se hace visible.
Es la misma trampa de siempre:
cuando parece que todo lo tienes,
la decadencia se presenta a hurtadillas
y el bienestar emigra hacia otros mortales.




CAUTIVO

Los rostros se suceden pero todos me observan ajenos.
Mi memoria ha parado de girar
y en la cabeza sopla el viento de la ausencia
donde la sinrazón conquista el entusiasmo.
Ahora todo es inconexo y gris en la intimidad de la pena.
Cansado;
voy dejándome vencer.
Sueño sobre el musgo sabores a canela y regaliz
mientras reanuda el vuelo la intacta cometa del recuerdo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada