viernes, 2 de octubre de 2015

XXIV

Era ese lugar
al margen
de los sueños terrestres.
Un futuro reciclado
y construido sobre el rencor
donde el azul no cabe.
Bajo este cielo anaranjado,
tampoco hay señales de dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada