jueves, 19 de noviembre de 2015

CIRCULAR

Ocurre
en los transportes
cuando el azar
decide sentarse a mi lado.
Una mirada compasiva
y un tabique de silencio.
Tal vez en otro destino
joven e inalcanzable.
Se llamaba Candela
la hija que nunca tuve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada