domingo, 8 de noviembre de 2015

LAMIENDO AUSENCIA

Ladra en la noche
un perro sin rastro.

Tiene miedo. Solloza casi humano.
Ha sentido la fonética
de la caricia
y el ruido de la soledad
lamiendo ausencia.

Todos se fueron.
Enroscado a tus pies vencidos
permanece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada