lunes, 25 de enero de 2016

DE VISITA


Mi madre me advertía
con la mirada.
Morirse por dentro
y sonreír.
Eran tardes de sábado alumbradas por la luz de los tejidos.
Dos niños modélicos
relucientes y callados.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada