CUANDO TU PIEL RESPIRA

Las tardes encogen
y la noche se hace mansión.
Lo de fuera,
es viento que no mueve,
silencio y silbido que llega a tientas
arañando las ventanas.
No hay dolores huecos
cuando tu piel respira.

Entradas populares