martes, 7 de febrero de 2017

REPROCHES



La lírica del progreso 
son notas desafinadas.

Es un tapón de cera
que no deja vibrar al yunque.

El ausente se ha vuelto desconfiado.

Qué gran sordera la música.


No hay comentarios:

Publicar un comentario