MUESTRARIO NATURAL



El amor no estaba allí.
Desde tiempo, se negaron los reproches
por no hablar,
defendiendo sus miedos.
Sus esqueletos apenas asustaban.
El verdadero terror tenía la forma del Hambre;

incompatible con el beso.
 
 

Entradas populares