martes, 17 de diciembre de 2013

MANUAL DE INSTRUCCIONES



Esta tragicomedia, este desvarío.
Estos días inciertos donde el desanimo reina
y las sombras trepan por las yedras:
son tus días y los míos.
Tocábamos con la punta de los dedos
aquel sueño inalcanzable del bienestar común
pero la codicia, encontró refugio en las pasiones humanas.
Todo es ahora costes y recortes
deudas socializadas que matan los sueños y producen insomnio.
Aún así, no te olvides de vivir, deja de lado el lodo
y busca siempre la alegría.
Este vendaval pasará arrastrando infames
y dejando las cosas de valor intactas,
porque la riqueza de los desheredaros, nuestro mayor tesoro,
es vivir con dignidad sin haber sucumbido a la fechoría. 

2 comentarios: