martes, 8 de abril de 2014

PREÁMBULO

Cuidar lo importante sin caer en lo accesorio.

Abrir la ventana, respirar el afilado viento de la madrugada
y sentir el orden milimétrico del silencio.

¿Cómo serían los días sin jugar con las palabras?

Noche afilada de tinta incolora
que deambula por los márgenes del extravío.

Amontonados moran los versos
antes de inmolarse y ser papel.

4 comentarios: