domingo, 16 de agosto de 2015

BOTÍN DE HERENCIA

Unos pocos triunfos que repartir
a los pies de un árbol
seco y genealógico.

La indiferencia de los objetos.
El envejecimiento
que separa jaula y salida.

Hoy el café huele a madera quemada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario