LA CONTEMPLACIÓN DE TUS GESTOS



Cuando te acercas,
un temblor de piernas
deja coja mi voz.
Las palabras
pierden el equilibro
y caen al silencio mudas,
como pompas
que estallan impronunciables.
Poseído por esta intrusa voluntad
que lleva tu nombre.


Entradas populares