domingo, 27 de septiembre de 2015

PLAZA MAYOR

Fue el acordeón y su llanto
por goteo quien me contagió
un calendario sin cifras.
Siempre sábado en el cuadrilátero
continuo donde se desangran
las sombras tratando de no perder.
Sabíamos que los sueños
viajan veloces.
El tuyo se detuvo
a esperar nuestro embarque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada