miércoles, 23 de septiembre de 2015

LA CURVATURA DEL INVIERNO

No recuerdo
tus manos
hechas
de bruma
extranjera.
Caer en la desmemoria
de bruces;
en el zulo interior
que se extiende
desnudo.
Era enero
en el frío
de las miradas.
Allí es imposible
pronunciar tu nombre
y no temblar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario