miércoles, 30 de septiembre de 2015

LA CONTEMPLACIÓN DE TUS GESTOS



Cuando te acercas,
un temblor de piernas
deja coja mi voz.
Las palabras
pierden el equilibro
y caen al silencio mudas,
como pompas
que estallan impronunciables.
Poseído por esta intrusa voluntad
que lleva tu nombre.


domingo, 27 de septiembre de 2015

PLAZA MAYOR

Fue el acordeón y su llanto
por goteo quien me contagió
un calendario sin cifras.
Siempre sábado en el cuadrilátero
continuo donde se desangran
las sombras tratando de no perder.
Sabíamos que los sueños
viajan veloces.
El tuyo se detuvo
a esperar nuestro embarque.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

LA CURVATURA DEL INVIERNO

No recuerdo
tus manos
hechas
de bruma
extranjera.
Caer en la desmemoria
de bruces;
en el zulo interior
que se extiende
desnudo.
Era enero
en el frío
de las miradas.
Allí es imposible
pronunciar tu nombre
y no temblar.

domingo, 20 de septiembre de 2015

ALBA

Abre la cancela
de los párpados
y deja que la luz
se vierta en tu mirada.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

SOBRE EL CANSANCIO DE LOS DESIERTOS

En la boca una muralla
hecha de miedo.
Un telón de oscuridad.
Es esta impunidad anciana
la que impide el avance.
Memoria descolgada
que permanece sin voz
inundándome de gritos la garganta.
Nada nace vivo
sobre el cansancio de los desiertos.

martes, 15 de septiembre de 2015

ELLA

Callejones empinados
donde tiritan
los charcos
sobre un
saneamiento
inexistente.
Ella buscaba el sol
de las avenidas.
La risa que sacia la sed.

lunes, 7 de septiembre de 2015

LA RISA DE LOS PARAGUAS

Vida y verdor regresando
cuando la lluvia vuelve a latir.
Es la sinfonía líquida
que la tierra implora.
Un hallazgo verdadero
contagiándonos de otoño.

sábado, 5 de septiembre de 2015

NÁUTICA

Es este silencio.
Gatea y se aproxima sigiloso
negando al vecindario.
Un océano entre las sábanas.
Ola y estría de
sal para huir de la guerra.
Sumergido.
Encajado a tu boca por los labios.

jueves, 3 de septiembre de 2015

SEPTIEMBRE

El aliento del día
atrapa la luz de la carne.
Sólo tu mirada me salpica
y me abarca.
No permitas que mis pasos
sufran el exilio de tu ausencia.

LA VIDA

Es la realidad
la que desdice
al poeta.
Tardes doradas
de agosto
en las que el sol
se inclina cansado.
Habrá que dejarse llevar
por el canto del Otoño.


© Nicolás Corraliza Tejeda