sábado, 11 de enero de 2014

CON LOS OJOS CERRADOS

En mi sueño,

el ángel de la destrucción sobrevuela el silencio
tratando de despertar a los zombis 2.0
que viven ajenos al expolio enganchados al wassap.

Luis Buñuel blasfema y zarandea
a un señor de barbas que tiene un enorme parecido
con un registrador de la propiedad.

Dame la mano cariño, el amor es el antídoto para la tristeza
y debajo de las sábanas no hay más ley que tú y yo.

He tratado de inventar un nuevo futuro
y he cribado la tierra infectado por la fiebre de la poesía.

Al despertar, puse la tele y apareció Rajoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada