lunes, 6 de enero de 2014

TEMPUS FUGIT


Poco a poco, los días pasaron
y nos devolvieron intacto
el fruto de nuestra siembra.
El calendario que nos rige, carece de ciclos
y el amor es la marca con la que el tiempo se mide.
Sin miedo al futuro, siempre díscolos,
caminaremos de la mano sin pisar
la ciénaga que nos rodea
porque no hay más tierra prometida
que la que andamos y ella nos pertenece.
Cavalo Morto es un lugar que existe en un poema de Lédo Ivo
pero tu rostro es el faro que guía travesías,
olvidando para siempre el dolor de los naufragios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario