miércoles, 26 de febrero de 2014

CUERDA HERIDA

Llanto de guitarra sin consuelo,
huérfana de manos que la abracen.

Ausentes dedos nacidos de la música,
armonía desplomada, golpe seco de cajón.

Las playas de Algeciras sollozan acordes
mientras por el horizonte se aleja una barca
cimentada de flamencas cañas.

De ida y vuelta son los cantes y la muerte
cuando la melodía es luto rasgado de cuerda herida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada