miércoles, 5 de febrero de 2014

EL CAMINO DE VUELTA A CASA


Detrás de la guadaña, el vértigo
anuncia la gélida noche de la inercia.
Prometiste luchar cuerpo a cuerpo con la nada
construyendo un muro de adoquín
que frenara al viento del infortunio.
Era mayo cuando reíamos de la mano
intentando doblegar al destino;
conviertiendo el campo de batalla en jardín
donde brotaría la flor de la esperanza.
Aquella ola poderosa, nos devolvió exhaustos a la playa
cuando apenas quedaban fuerzas para luchar.
La tormenta pasó y detrás de la nube
el fulgor de la victoria lleno de luz nuestra isla.
En los mapas de tu cuerpo siempre estuvo grabado
el camino de vuelta a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario