miércoles, 24 de junio de 2015

DE UN METAL SIN ALIMENTO

Caminar sobre este remordimiento giratorio
de huesos sin nombre.

La fiebre de los pájaros;
los paisajes extremos sin ley ni salvación.

Es la voz de las estatuas clamando lluvia.
Entre tú y yo:
hoces silenciadas de un metal sin alimento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada