sábado, 6 de junio de 2015

LOS DÍAS SIN LUZ

Tu recuerdo tatuado
debajo de la máscara que que me guarda.
Olor a cera triste
sobre un calor irrespirable de aguijones.
Condiciona la condena
un ruido de timpanos sordos;
una mueca vulgar y transeúnte.
Todo es estéril y previsible en la inclemencia de tu partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada