miércoles, 10 de junio de 2015

ENTRE SIESTA

La brisa permanece
cercada por un sol en llamas.
En la habitación más fresca de la casa
las sobremesas eran imágenes oscuras;
mecedoras antiguas que crujen.
Madera en movimiento.
Agosto era un destino amarillo
donde la infancia se hizo mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada