miércoles, 30 de marzo de 2016

DISTURBIOS



Bajo la armadura
de un polisón enfermo,

tu cuerpo inalcanzable. 

Eras la nieve
que cuaja en el barro del sueño;

el murmullo en las esquinas
de la conciencia.

Sin ti,

el edén es un lugar vacío
donde todo está por cimentar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada