miércoles, 16 de marzo de 2016

PEQUEÑA FARSA VIOLENTA

No existe el daño
sin la mano que lo empuña.
En la calle un asedio
de espejos uniformados;
una sensación de bienestar
incomprensible.
Todo es excesivo en el cansancio
giratorio de los laberintos.
Cierro la boca ante esta tristeza destilada,
que dicen exquisita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada