domingo, 17 de abril de 2016

DEL BALCÓN

Cuelgan ahorcadas y expuestas
sobre pliegues de color penumbra.
No son nada sin viento
y sin poesía.
Sobre el mástil de la náusea
un juramento ficticio:
El himno desafinado
de una lágrima fingida al caer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada