sábado, 2 de abril de 2016

SURTIDORES

La infancia es un jardín
en el desierto de la memoria.

Vamos y venimos. De nada sirven
las brújulas.

En mitad de la corriente,

lo extraordinario se presenta

y nos salva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario