viernes, 23 de mayo de 2014

OTRA TARDE

Hay almas aferradas a los cuerpos,
que impiden a los poros respirar.
Como si se quisiera tener control
de la desbocada carne,
atrapando todo sentir.
Ven a mí,
si quieres transgredirl la vida.
Cuestionaremos las leyes por las avenidas espinadas
y la duda planeará sobre el eje de las certezas.
A menudo, observo
la retráctil mirada de los cobardes,
y sólo encuentro despojos .
Insólito este día
en que todo es sospechoso,
mientras florece descontrolada
la obscena figura de la agonía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario