viernes, 25 de octubre de 2013

CARPE DIEM




Infinitos placeres, la luz y sus sombras.
De muerte está hecha la vida,
mientras el tiempo es devorado
por roedores silenciosos que acaban siendo arruga.
Permanecerán los ríos y mares
y nosotros, poco a poco, seremos olvido.
Habrá que vivir con fulgor,
el parpadeo de la lluvia en esplendores y ocasos
porque el mayor riesgo de la existencia,
es ignorar que estamos vivos.
Es entonces cuando la esquela
se presenta, imposibilitando la reacción.



No hay comentarios:

Publicar un comentario