viernes, 18 de octubre de 2013

LA SOMBRA DEL HASTÍO



Me niego a permanecer en silencio
cuando la obscenidad mas insultante,
sobrevuela nuestro destino
devorando toda esperanza.

Me niego a sentarme
a esperar la primavera frente al televisor,
mientras en la calle el sol sale cada día
soportando el hedor de la impunidad.

Me niego a respetar
a los que amparan y provocan desconsuelo:
los dioses en los que apoyan su existencia,
hace tiempo que renegaron de ellos.

Despertemos de este engaño urdido en la trampa del poder
donde habitan los farsantes  trileros del saqueo.
En defensa propia, cualquier acción es legítima
salvo quedarse quieto a la sombra del hastío.


        

3 comentarios:

  1. La apatía, la desidia... nuestros peores enemigos. Buena crítica Nicolás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. !Que le has hecho al toro¡ !parece que se ha convertido en oveja¡'.
    Hummmmm

    ResponderEliminar