miércoles, 7 de enero de 2015

INGRÁVIDO

No busques respuestas
cuando el mar golpea las rocas.

El silencio se impone.
El agua se desplaza flotando
al compás de una luna vigilante y exacta.

Escucha el silbido pulmonar que ahuyenta el ahogo
y cargada de razones,
grita enorme tu vida.

Despertar con la carne cansada
hasta que el dolor se vuelva ingrávido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada