martes, 6 de enero de 2015

SOBRE LA TIERRA QUE PISO

Sonrisa en la mirada
de un hambre sin paradero.

Casualidades que acaban
por construir el esqueleto del fracaso.

Se precipita la vejez.
La piel se muda
hasta un punto sin retorno.

Detrás de las ventanas
sobre la tierra que piso,
la lluvia siempre cae implacable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario