jueves, 21 de noviembre de 2013

LEALTAD

Desgastados zapatos cansados y solos,
los del hombre sin nombre que no tiene nada.
Un alma sin techo,
una puñalada,
un cajero ardiendo
en la madrugada.
El día amanece y a los pies de tu frialdad,
desconcertado y triste solloza Argos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario