domingo, 20 de julio de 2014

AXIOMA

La vida no se resuelve como una ecuación,
pues las incógnitas aparecen
a cada paso del hombre.

Algunos creen tener el control.

Otros se afanan en pensar lo indispensable
para que todo fluya por sí mismo
y yo, soy duda constante que huye de las certezas.

Vivo la realidad que mis ojos procesan
sin buscar los limites,
pues todo es fugaz y envolvente.

Llegará un día en que la armoniosa música
se transforme en melodía de carraca y oscuridad.

Será entonces cuando el algoritmo final
se presente y todo quedará resuelto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario