viernes, 11 de julio de 2014

SÓLO QUEDA

Vivíamos en un ático cerca de la luna.
Las constelaciones guiaban nuestros pasos
y entre los cráteres nos amábamos
ingrávidos y libres.
Construimos una burbuja impermeable
y conseguimos aislarnos
del caos y el desorden que latía
abajo en las calles.
Debimos cometer un pecado atroz
pues fuimos condenados
a los sótanos callados de la tristeza
donde apenas se respiraba luz.
Hoy, de aquel brillo de estrellas,
sólo queda el polvo cegador
que levanta la manada en estampida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario