sábado, 19 de julio de 2014

EL TIEMPO DE LA ESCAFANDRA

De todos los vientos que azotan
a los hombres,
la sumisión produce devastaciones
imposibles de reconstruir.

Son días extraños donde la insolente infamia
ha perdido la vergüenza
y descarada avanza sin control
de las cloacas a la luz.

¿Cómo guarecerse de la mentira?

Hay que romper este silencio cáustico,
ventilar lo infecto o se instalará para siempre
sobre nuestras cabezas
el tiempo de la escafandra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario