jueves, 17 de julio de 2014

HÁLITO

Este sol de crematorio
derrite el bronce en las estatuas.
                    ***
Este fuego que licua el caucho del asfalto,
convierte a los nadadores en anfibios
mientras croan las madres sonidos que hidratan y educan.
                     ***
Los termómetros estallan y la sangre fluye veloz:
lava encauzada que cuece por las arterias
en los días en que la justicia es brasa y ceniza.
                     ***
Sueño con estanques helados,
con nubes poderosas que aniquilen esta luz
que brota como dragones en incesante llamarada.
                     ***
Casi consumido, espero tu llamada
para oír al otro lado la voz de la primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada