martes, 16 de diciembre de 2014

ALFACAR

Un quejío de azahar
es el rastro del poeta.

Demasiada hojarasca
sobre el cuerpo de la fosa.

Cerca,
muy cerca,
fluye el agua enamorada.

La búsqueda del zahorí,
es el silencio del sinsonte
cuando cesa.

2 comentarios: