miércoles, 31 de diciembre de 2014

SALVAJE

Avanza disciplinado
bajo el son sinfónico
de una cajita de música.

Eco desvalido,
tenue luz que un día fue cegadora
hoy de mínimo consumo.

Desavenencias y espejos.

Relojes de pulsera
que marcan un tiempo dormido.

Arrugadas las costuras,
de la piel nacen nuevos pliegues
donde la pasión florece salvaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario