EL RIGOR DE LO INMÓVIL.

Regresar de una lejanía pegajosa
que atrapa el movimiento.

Límite y deseo,
negrura desnortada
que omite el delito.

Ya no hay ataduras
y el peso sin culpa,
es un leve viento que no daña.

Clamor,
liturgia en declive.

Cuando la maldad se enroca,
la belleza se manifiesta
para fundir el rigor de lo inmóvil.

Entradas populares