lunes, 1 de diciembre de 2014

EL RIGOR DE LO INMÓVIL.

Regresar de una lejanía pegajosa
que atrapa el movimiento.

Límite y deseo,
negrura desnortada
que omite el delito.

Ya no hay ataduras
y el peso sin culpa,
es un leve viento que no daña.

Clamor,
liturgia en declive.

Cuando la maldad se enroca,
la belleza se manifiesta
para fundir el rigor de lo inmóvil.

2 comentarios:

  1. Muy energética belleza que funde todo hasta hacer líquido lo inmóvil.

    ResponderEliminar