miércoles, 10 de diciembre de 2014

LA ÚLTIMA FUNCIÓN

Te diré lo que haremos:
cuando nos llamen payasos trasnochados
y nos señalen con el dedo,
buscaremos refugio en la posibilidad
que se abre al intentarlo.

Me niego a caminar
infectado de resignación,
cabizbajo y temeroso.

Es el momento y el lugar.
El éxito no es esa cima
que nos venden con usura,
donde respirar duele.

El éxito sería,
recuperar el porvenir.

Sin voluntad de rendición,
la sonrisa trabaja
desahuciando tristezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario