miércoles, 5 de noviembre de 2014

PASIVIDADES

La pereza perfecta.
El arte de posicionarse
sobre una mística monótona y gris.
Pétalos callados,
agonía que hierve en un caldo
afilado y enfermizo.
No te hagas el muerto,
los pájaros siguen silbando
sobre el muro indecente de la sordera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario